Cuando nos enfrentamos a un problema, un cambio, un nuevo proyecto, una nueva área de conocimiento…, una de las primeras acciones que solemos realizar es intentar encontrar una norma, una buena práctica, una sistemática que nos oriente y proporcione unas primeras ideas para afrontar el reto. En este proceso, sin ninguna duda no existe nada más exacto que una ecuación matemática una fórmula, un valor de unos factores y un resultado final. Pues bien hablando de Innovación, ¿Cuál es esa fórmula?.

El Marco de Referencia de Innovación desarrollado en el año 2006 por el Club Excelencia en Gestión y Cotec, ya aproximaba una ecuación para la innovación en forma de producto matemático. “La innovación es igual al Entorno por la creatividad y por el riesgo asumido”.

El entorno como eje principal externo ya que las organizaciones se encuentran afectadas por el Entorno, cada vez más cambiante y complejo, el cual tendrá que ser vigilado. La Creatividad definida como la habilidad para encontrar o desarrollar nuevas ideas, y el Riesgo Asumido especificado como la capacidad de llevar a la práctica nuevas ideas, incluso frente a la adversidad. Personalmente esta fórmula siempre la intento transmitir en mis actuaciones, pues me parece una gran aportación y como en todo producto cuanto más alta sea una variable multiplicarán y si una de las variables es cero…, pues ¡cero Innovación!. La ecuación proporciona tres áreas claras a trabajar para incrementar la innovación, Vigilancia del entorno (externo, pero también interno), procesos de creatividad y desarrollo de ideas e iniciativas y capacidad para asumir y afrontar los riesgos.

Sin embargo a través de mi experiencia en gestión de la innovación como formador y consultor en múltiples organizaciones me ha llevado a plantear una fórmula complementaria…, Innovación es actitud más método. Lo primero es generar un cambio de actitud en nuestras organizaciones fomentando la generación de ideas, los miedos a equivocarse y proponer, el desmitificar la innovación como creaciones imposibles y poner de manifiesto que las pequeñas innovaciones son los motores de la mejora de las organizaciones.

Y después el método…, sin una gestión excelente, con un proceso claro de gestión de la innovación no obtendremos resultados y ese cambio de actitud creado inicialmente poco a poco irá desapareciendo.

Por Juan Luis Elorduy González, Director Académico de GESTIDI 2017

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s